Inolvidables Auroras Boreales en Alta, Norte de Noruega

1 Mar

El sábado empezó con los ánimos un poco apagados, la aventura de nuestros exploradores llegaba a su fin y el grupo se había unido tanto que sería difícil despedirse.

 De nuevo, el día nos acompañó, el sol brillaba con todo su esplendor y el autobús esperaba en la entrada del Thon Hotel Alta para llevarnos a la excursión en moto de nieve por los bosques de los alrededores de la ciudad.

Para ir en moto de nieve la compañía 70 degrees North nos facilitó unos trajes especiales en los que no notamos nada de frío. También nos dejaron guantes de piel revestidos con lana de oveja, botas de agua con forro polar interior, cortavientos, un pasamontañas y un casco. Estábamos irreconocibles!

Conducir una moto de nieve es tan fácil como conducir una scooter, pero es más difícil a la hora de girar el manillar, pesa una tonelada! Nos llevaron por los bosques nevados en las montañas de Alta, los paisajes eran preciosos.

En el camino nos encontramos con gente local esquiando, paseando en trineo de perros huskies o incluso en moto de nieve. Al llegar al punto más alto de la montaña, 420 metros por encima del nivel del mar, el pasiaje era totalmente distinto, parecía que estuviéramos en la luna! No había vegetación, ni casas ni vida animal, era un desierto de hielo y nieve. La pequeña tormenta de nieve nos impedía permanecer mucho tiempo en lo más alto, por lo que tuvimos que seguir el camino por senderos más fáciles, por primera vez nuestros exploradores conducían una moto de nieve.

Tras el largo e imponente paseo en moto, comimos en Gargia Fjellstue un delicioso estofado (denominado en noruego bidos) hecho a base de reno, patatas, zanahorias y cebolla. Este plato se sirve en las bodas samis y los invitados regalan el mejor reno a la pareja recién casada. Sin duda, la mejor carne de reno de toda Noruega.

Por la tarde, visitamos el Hotel de Nieve Sorrisniva, el primer hotel de nieve construído en Noruega. En el interior la temperatura era de -6 grados, pero la sensación era mucho mayor.

El hotel disponía de una acogedora iglesia para la celebración de bodas, de dos suites nupciales, una pequeña sala de cine y un bar.

Por la noche cenamos en el restaurante justo al lado del hotel Sorrisniva, la forma del restaurante recordaba a una lavvu, la tienda tradicional sami.

A mitad cena, una compañera nos avisó de que creía haber visto una débil aurora boreal. Dejamos la cena a medias y corrimos hacia fuera. Nos encontrábamos en pleno bosque, sin contaminación lumínica, por lo que la visibilidad de las auroras boreales sería única.

Al principio, la timidez y debilidad de las auroras boreales no nos permitía contemplarlas con facilidad, pero pasados unos 20 minutos, tomaron forma y color, empezaron a salir por todos los lados, por detrás de las montañas y de los árboles. Las estrellas acompañaban a este fenómeno natural tan alavado por la población sami y tan esperado por el visitante al Norte de Noruega.

No teníamos palabras para poder describir la emoción del momento, era simplemente un sueño hecho realidad.

La cena se enfriaba, por lo que regresamos a la mesa, pero la curiosidad nos pudo y volvimos a salir al exterior con la gran suerte de presenciar una enorme aurora boreal con forma de espiral.

A las 24 horas, como cenicienta, nos esperaba el autobús de vuelta al hotel. Dejar las auroras boreales a nuestras espaldas costó mucho, queríamos pasar la noche en vela y disfrutar de la magia de la naturaleza hasta que amaneciera.

Esa noche todos durmimos como nunca.

 A la mañana siguiente, la despedida fue dura, nos había convertido en un sólido grupo que había compartido 10 días y no se había separado ni un instante.

Víctor regresó a Oslo, visitó el parque Vigeland y vivió la fiesta de los noruegos con motivo de la celebración de los Campeonatos Mundiales de esquí nórdico. Karl Johans gate estaba abarrotada de gente, de estatuas de hielo representando varios cuadros del famoso Munch, había numerosas casitas de madera que vendían pølster, salchichas especiadas, productos tradicionales, banderas y artículos con la bandera de Noruega, etc.

 

La aventura de nuestros exploradores ya ha llegado a su fin y esperamos que os haya gustado el viaje que han realizado durante estos 10 días.

Gracias por haber seguido este viaje para todos inolvidable!

Anuncios

Experiencia ártica en Tromsø y Cabo Norte

26 Feb

El jueves nuestros exploradores empezaron el día muy temprano, a las 5.30 de la mañana! Cogimos el vuelo con Norwegian de Ålesund a Oslo y de Oslo a Tromsø. Un autobús esperaba nuestra llegada para llevarnos directamente al recinto Villmarksenter en el que iríamos en trineo de perros huskies.

Primero, nos equipamos decentemente para la actividad con unos monos térmicos e impermeables y las botas de nieve. Luego, comimos reno con verduras y caldo recién hecho dentro de una lavvu, la tradicional tienda del pueblo indígena sami.

La temperatura dentro de la lavvu era perfecta, de hecho tras la sopa caliente empezamos a entrar en calor y a sudar. Al instante, nuestro guía nos llevó al exterior, en el que estábamos a -15 grados, y jugamos con los perros huskies, grandes amigos del ser humano, amigables, cariñosos y juguetones.

Subimos a los trineos y nos cubrieron con pieles de reno para no pasar tanto frío durante el paseo. A punto de salir, los perros comenzaron a aullar, a jugar entre ellos e incluso a pelear, era el modo de los huskies de entrar en calor antes de arrastrar los trineos. Nos llevaron en trineo por los alrededores de Tromsø, paseamos por la falda de sus montañas, sentimos el frío cortante del norte en nuestros huesos, pero el paisaje era tan imponente que en lo que menos prestábamos atención era en la baja temperatura. En el vídeo podéis ver cómo se va en trineo de perros.

 Tras el paseo en trineo, visitamos el Museo Polaria en el que la guía nos explicó la exposición del momento sobre los exploradores noruegos Nansen y Amundsen y la llegada de éste al Polo Sur.

A las 18 horas de la tarde, embarcamos de nuevo en el Hurtigruten que nos llevaría hasta el Cabo Norte y Honningsnvåg. Esa misma noche pusimos la alarma de la “aurora boreal”, es decir, que al activarla, el capitán te despierta y te avisa de que puedes salir a la proa o popa del barco y verlas. Desafortunadamente, ayer no tuvimos suerte, pero todavía tenemos 2 noches por delante, así que cruzamos los dedos para poder ver algunas antes de que finalice el viaje.

Esta mañaña el capitán nos anunciaba la anulación de la visita al Cabo Norte, en Honningsnvåg había una tormenta muy dura que había provocado el corte de todas las carreteras, por lo que no se podía acceder al punto más al norte de toda Europa. Aún así, pudimos verlo desde el mar, y por ello, más al norte de lo normal! Ese es uno de los momentos en la vida que nunca desaparecen de la memoria y se mantiene perpetuos en la retina de sus visitantes.

Ahora mismo, estamos en el autobús que nos lleva de Honningsnvåg a Alta. El paisaje es impactante, estamos en medio de una tormenta de nieve y viento, el cielo tiene un color eléctrico, con tonos oscuros, la nieve cubre toda la carretera y el viento es tan fuerte que el conductor tiene que ir a 50 km/h. Este momento nos tiene a todos en alerta, pegados a las ventanas del autobús ·disfrutando· de este tiempo tan extremo.

Para calmar un poco los nervios, escuchamos música, recordamos los mejores momentos del viaje, por lo que la tormenta no nos produce ninguna preocupación.

 Mañana estaremos en Alta donde conduciremos motos de nieve en los bosques de la Laponia Noruega, visitaremos en el Hotel de Nieve Sorrisniva e iremos de nuevo a la caza de la Aurora Boreal!

Pescando en Ålesund

23 Feb

¿Habéis dormido alguna vez en un barco? Si la respuesta es afirmativa, sabréis cómo se sienten nuestros exploradores…durante todo el día la sensación de movimiento es contínua, ya que el cuerpo todavía no se ha acostumbrado a estar en tierra firme.

Hemos llegado a Ålesund a las 12 del mediodía, y Bente Saxon de la Oficina de Turismo, nos esperaba para guiarnos amablemente al monte Aksla para poder contemplar las magníficas vistas de la ciudad desde su punto más alto. El sol ha vuelto a ser nuestro aliado, por lo que la vistas a la ciudad eran perfectas y ninguna nube interceptaba nuestro gozo. 

De camino al restaurante, nuestros exploradores pasearon por las calles de la ciudad, la cuál mantiene un magnífico estilo art nouveau.

Bente había reservado una mesa en un restaurante junto al canal, en el que hemos degustado una deliciosa crema de verduras con trocitos de bacalao y le acompañaban dos rebanadas de pan recién horneado con cereales y unas finas lonchas de beicon con espárragos. Me gustaría destacar el estilo único del restaurante con unos grandes ventanales al canal de la ciudad. El salón, con wifi gratuito, es amplio y la luz natural te sumerge en la más absoluta tranquilidad. El aroma a café recién hecho, las estructuras de maderas antiguas combinadas con muebles actuales y el tono bajo de las conversaciones, hacen que todo el que lo visite lo recomiende sin lugar a dudas.

Tras la comida, la jornada de pesca cobraba toda la importancia. Durante dos horas y media, pudimos ver el estilo de pesca noruega, sus mecanismos, la limpieza y conservación del pescado y a su vez el capitán nos deleitó con una canción marinera típica en Noruega.

Nuestros exploradores quisieron aprender la técnica de la pesca noruega, así que con caña en mano intentaron por todos los medios hacerse con un bacalao…desafortunadamente no tuvieron suerte, pero se divirtieron en grande con el capitán, un señor amabilísimo y con una sonrisa perpetua.

Víctor estaba realmente feliz,  no esperaba que el viaje le enseñaría tantas caras diferentes de Noruega, es decir,  ayer estaba esquiando en Voss y hoy pescando en Ålesund. Un contraste enorme de actividades y a la vez deliciosa sensación el poder descubrir un país en 10 días y conocer su estilo de vida, tradiciones, historia y gastronomía.

Esta noche, la cena ha sido magnífica. Bente nos aconsejó cenar en el Restaurante Sjøbua, y probar la variedad de pescados de Ålesund, una fantástica referencia y totalmente recomendable.

Mañana estaremos en Tromsø, iremos en trineo de perros y si la suerte nos acompaña, veremos Auroras Boreales!

Jornada de esquí alpino en Voss y visita en Bergen

23 Feb

La noche del Lunes, nos alojamos en el histórico hotel Fleischer en Voss. Sus propietarios han mantenido intacto el estilo del año 1924, con sus enormes alfombras que decoran las salas y pasillos, grandes cristaleras en el salón central que permiten disfrutar de las vistas al paisaje nevado, alargadas mesas para poder servir a un gran número de comensales y habitaciones sencillas, pero confortables y totalmente equipadas.

A las 10 de la mañana, nos esperaba en recepción el instructor de esquí Erik Østile, esquiador profesional del equipo nacional noruego. Erik, junto con su compañero Einar, enseñaron a nuestros exploradores la técnica del esquí alpino. La primera hora resultó un poco dura para los 5, de hecho confesaron estar asustados ante las bajadas, no conseguían equilibrase.

Tras un merecido descanso en el bar de la estación de Voss, Nancy, Víctor, Carolin, Marta y Paul se reanimaron, cogieron fuerzas y empezaron a disfrutar como niños del esquí. Consiguieron bajar solos todo el camino, sin caerse y riendo a la vez. Verdaderamente, una jornada muy divertida y llena de momentos inolvidables. 

A las 18 de la tarde, llegamos a Bergen. Linn Kjos, de la Oficina de Turismo de Bergen  nos esperaba para llevarnos en el funicular Fløibanen al monte Fløyen. Las vistas de Bergen desde lo más alto del monte son espectaculares y además es una zona abierta para practicar cualquier tipo de deporte al aire libre, como esquí nórdico en invierno y hacer senderismo en verano.

Antes de cenar, paseamos por el puerto y visitamos las casas hanseáticas, cuya casa más antigua hasta el momento, tras el gran incendio, data del siglo XVIII.

Cenamos bacalao fresco y reno, acompañado de un buen vino, zumos variados y un delicioso postre a elegir entre quesos caseros y chocolate fundido. A las 11 horas zarpamos a bordo del Expreso del Litoral, el Hurtigruten, en el que hemos pasado la noche durmiendo entre las aguas del mar noruego. Carolin ha definido la experiencia como dormir en un acuario, sientes el movimiento de las olas, oyes el romper de las olas en el barco y el leve silvido del viento gélido. 

 Hoy sigue la aventura en Ålesund, nuestros exploradores conocerán la historia de la ciudad del art nouveau y veremos cómo se les da el arte de la pesca, quizás descubramos nuevos talentos entre alguno de ellos!

Naturaleza en estado puro: Fiordos Noruegos

21 Feb

Para empezar este post, me gustaría contaros el delicioso desayuno de esta mañana en las cabañas de madera en Norefjell. Cada día nos levantamos a las 7 de la mañana y a las 8 nos espera un completísimo desayuno a base de cereales, pan de todos los tipos, mantequilla, queso marrón (brunost), embutidos, ensaladas, tortilla, huevos fritos, fruta variada, etc…Esta mañana en Norefjell, el desayuno ha sentado a nuestros exploradores como agua bendita, tras la activa  jornada de ayer, el desayuno era la mejor vitamina para levantar los ánimos y seguir con la aventura.

El chef, cuidadoso y buen cocinero sin igual, preparó con esmero unas salchichas especiadas, pan recién tostado con pipas, mermelada casera de arándanos y fresas, mantequilla casera y queso marrón casero. El delicioso café acompañaba al desayuno por todos soñados, además de zumo de naranja, manzana y melocotón. Simplemente reconfortante.

El autobús que nos llevaría a Flåm, esperaba a la entrada de las cabañas, 4 horas de viaje que nos dejó atónitos ante los impactantes paisajes nevados, con sus lagos congelados y sus cabañas de madera de diferentes colores.

De hecho, recorrimos el túnel más largo de toda Noruega, con 22 kilómetros.

El túnel Lærdal.

A nuestra llegada a Flåm, nuestros exploradores probaron 5 variedades de cervezas fabricadas por el dueño del bar Ægir desde 1989. La degustación se iniciaba de menos grados a más e iba acompañada de una tostada con mantequilla, cerdo horneado y ensalada.

A las 15.10 horas embarcamos en el ferry que nos llevaría a descubrir el fiordo más estrecho de Noruega, el Nærøyfjorden, brazo del fiordo Sognefjord.

Durante dos horas, nuestros exploradores conocieron el verdadero poder de la naturaleza noruega, sus fiordos. Cuando les preguntamos cuáles eran sus expectativas, todos coincideron en que jamás habían soñado en contemplar unos paisajes tan puros, vírgenes e inmaculados. Es difícil definir cómo es un fiordo noruego, mejor disfrutad de las imágenes.

Mañana la aventura contínua y más intensa que nunca! Nuestros exploradores probarán por primera vez en sus vidas al esquí alpino, visitirán Bergen, denominada también El Portal de los Fiordos, y dormirán en el Expreso del Litoral, Hurtigruten, de camino a Ålesund.

Seguid la aventura en facebook, cada día publicamos un álbum completo y además si contestáis a la pregunta del día, podréis ganar muchos regalos!

Un día perfecto en Norefjell

21 Feb

Hay días en los que uno prevee que el día va a ser perfecto, y hoy, de hecho, lo ha sido para todos nuestros exploradores. El sol volvió a ser nuestro mejor aliado y no importaron los -12 grados bajo cero. De nuevo, un completo desayuno en el Hotel Rica G20 y traslado de Oslo a Norefjell, el lugar preferido de los noruegos para practicar esquí nórdico.

Marta, Paul, Nancy, Víctor y Carolin fueron valientes y, a pesar de no haber esquiado jamás anteriormente, decidieron practicar el esquí nórdico y lanzarse a la aventura! Los cinco han definido este día como inolvidable, divertido y único. Las caídas fueron contínuas para todos, pero el divertimento premió durante las dos horas de esquí.

Y tras una fantástica jornada de esquí nórdico en el resort Norefjell, los cinco bien se merecieron una sesión de spa. Dentro del jacuzzi, pudimos presenciar el atardecer con el precioso fondo nevado y con una copa de champán para brindar por este viaje tan soñado por todos!

Lo mejor de la tarde vino tras la sesión de sauna. Nuestros exploradores se lanzaron a la nieve en bikini y bañador! Mirad el vídeo, es realmente divertido!

Como punto y final a la jornada de hoy, nos gustaría destacar a todos los presentes en el viaje, la magnífica cena de hoy en el Recover Norefjell, la velada fue muy agradable y la comida deliciosa.

Mañana estaremos en la Región de los Fiordos Noruegos, seguid la aventura!

Próxima parada: Oslo!

20 Feb

La noche del pasado Viernes, parte de nuestros exploradores se atrevieron a dormir en el Hotel de Hielo en Hunderfossen, cerca de Lillehammer. Acostumbrados a la calefacción y el calor del hogar, se despojaron de todos sus miedos y probaron la experiencia de dormir en un hotel de hielo! No hay de qué preocuparse, el hotel tiene a su disposición sacos de dormir que soportan hasta -30 grados bajo cero. Las recomendaciones fueron llevar ropa de lana, pero no en abundancia, tan sólo una capa y un gorro. Si notaban que tenían calor, debían quitarse de inmediato algo de ropa, sino el sudor se enfriaría y perderían todo el calor corporal.

Hoy Sábado, Oslo ha sido nuestra meta. A las 10 de la mañana hemos emprendidos el camino hacia la capital de Noruega en tren. El recorrido, de aproximadamente 2 horas, es espectacular. El día ha amacenido espléndido, el sol nos ha acompañado durante todo el día, permitiéndonos contemplar la belleza de su naturaleza, con los lagos congelados, la nieve intacta e impoluta,  y de fondo la imagen de las idílicas casas de madera noruegas con la chimenea rindiendo al máximo.

Una vez en Oslo, hemos asistido a las pruebas finales del Campeonato de Snowboard que se celebrará el próximo año en la capital. Los saltos de estos profesinales del snow son impresionantes, además que l@s norueg@s viven estos campeonatos como los españoles el mundial de fútbol. Enloquecen con la nieve, los deportes de invierno y con un día soleado.

Tras la competición, nuestros exploradores tuvieron la oportunidad de conocer al ganador de la competición, Chas Guldemond y al famoso deportista noruego de snowboard de gran fama mundial, Terje Hankonsen.

 Con toda la tarde por delante, Oslo estaba esperando a ser visitado por nuestros exploradores, por lo que contamos con la magnífica colaboración de un guía turísitico. Recorrimos las calles principales de Oslo, como la famosa Karls Johans gate, el Palacio Real, el Ayuntamiento de Oslo, Aker Brygge (el puerto) y la reluciente Ópera de Oslo.

Y mañana Domingo, nos espera un completo día de esquí, que promete ser muy divertido, ya que muchos de nuestros exploradores no han esquiado hasta el momento! Y para relajarnos tras la dura jornada de actividad, nada mejor que una sesión de spa!

A %d blogueros les gusta esto: